Consumo

El puerta a puerta, una pesadilla otra vez: las compras demoran 4 meses en ser entregadas

Comprar un producto en el exterior y recibirlo en la casa. Parece fácil. Leer esa secuencia no lleva más que un segundo, pero llevarla a cabo puede ser un dolor de cabeza. Demoras de cuatro meses y costos encarecidos por la suba...

Comprar un producto en el exterior y recibirlo en la casa. Parece fácil. Leer esa secuencia no lleva más que un segundo, pero llevarla a cabo puede ser un dolor de cabeza. Demoras de cuatro meses y costos encarecidos por la suba del dólar son los problemas con los que se encuentran los argentinos que desean adquirir productos en páginas webs extranjeras y recibirlas en su hogar. Desde la Aduana y el Correo admiten la tardanza y lo atribuyen a que aumentó la cantidad de operaciones, lo que significó el colapso del sistema de clasificación de los paquetes.

El servicio del puerta a puerta fue reabierto en agosto del 2016, luego de tres años de “cepo”. Los problemas y las demoras existieron desde el inicio, pero la gente podía recibir sus paquetes a dos meses de haberlos encargado. Hoy la espera se duplica y puede llegar a los 120 días sin respuestas. Desde junio se intensificó la tardanza y sobran ejemplos de personas que relatan el trámite como si fuera una pesadilla. Son muchos los que ordenaron mercadería a mitad de año, pero aún no recibieron ni siquiera el primer telegrama para iniciar el trámite ante la AFIP.

La información que se le brinda a los usuarios es muy poca, pese a que el vendedor extranjero le confirma que el producto llegó al país. Desde China (el mercado al que más se compra), el producto suele llegar en un plazo de entre dos y cuatro semanas, pero luego tarda meses en la Aduana hasta ser clasificado. Es decir, que en el trayecto entre Asia y América tarda mucho menos que de Retiro a la casa del comprador.

Mirá también

Puerta a puerta: un número equivocado y una odisea de 5 horas en la Aduana

 

Una vez arribado a la Argentina, el paquete queda en varado en la Aduana hasta que es clasificado. Luego, si se lo aprueba como apto para “puerta a puerta”, hay que esperar que el Correo lleve hasta el hogar un telegrama de papel con un código. Recién entonces se puede hacer una declaración jurada online que requiere clave fiscal de nivel 3, generar un volante de pago (VEP) para abonar el arancel de importación del 50% y realizar un pago electrónico extra al Correo. Finalmente, si todo salió bien, la compra queda lista para ser llevada a domicilio.

En las redes sociales existen varias comunidades de usuarios que compran en el exterior. Allí son cientos los mensajes de personas molestas con el sistema. Que nadie les da una respuesta clara, que los paquetes vuelven a sus países de origen sin haber recibido el aviso de que estaba en Argentina, que los movimientos en los números del seguimiento del pedido son nulos. Como si fuera poco, en sus relatos puede leerse otro contratiempo. Además de la espera que parece eterna a muchos se les sumó la suba del dólar.

Desde mayo la divisa aumentó casi 20 pesos por lo que el comprador que tiene un paquete demorado deberá pagar un impuesto -que equivale al 50% del valor total del producto- mucho más elevado que el que calculó al hacer la compra. Una sorpresa similar a la que ya habían tenido al pagar su resumen de tarjeta a una cotización mucho más alta que la vigente al ordenar.

Los encargados de recibir los productos y enviarlos a los domicilios admiten la demora. Tanto desde la Aduana como del Correo Argentino lo que dicen es que en abril y mayo hubo un aluvión impensado de compras al exterior. Afirman que eso fue lo que ocasionó que los sistemas colapsaran y los paquetes se acumularan en los depósitos. De hecho en los telegramas que llegaron en estos días se puede leer el siguiente párrafo: “El aumento en la cantidad de envíos del exterior y el atraso en confeccionar las declaraciones han generado demoras en el proceso de liberación. Te estaremos entregando el envío dentro de los próximos 30 días”.

“Fue una tormenta de dos meses de productos que no paraban de llegar. Se quintuplicó si se lo compara con diciembre del 2017 y no lo pudimos prever”, le contaron a este diario fuentes del Correo. En la Aduana sostienen lo mismo y agregan que mucha gente no completó en forma adecuada los formularios (declaraciones juradas) necesarios para retirar sus productos.

Tanto en el Correo como en la Aduana afirman que ya están dejando atrás de los inconvenientes y prometen que para las próximas semanas se irán destrabando los productos que están parados desde hace más tiempo: “Tenemos un operativo especial”, anuncian del Correo. “Trabajamos en herramientas nuevas para que el año que viene los usuarios tengan el proceso más sencillo”, aseguran de Aduana. Mientras tanto, la espera continúa.

La AFIP prometió mejoras en el sistema: "Hoy no es como debería ser"

Muchas veces se dice que para hacer alguna operación en la página de la AFIP, antes se debe hacer un curso especial para entenderlo. Muchas. Por eso, sumado a que comprar un producto en una página web del exterior y recibirlo en el domicilio es una odisea, el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, reconoció que el sistema es “difícil” y “no es lo que debería ser”. “El régimen de puerta a puerta mejoró, pero seguimos teniendo muchas trabas que hay que eliminar. En los próximos meses vamos a ir eliminándolas”, prometió.

El funcionario habló el mes pasado sobre el tema y resaltó que “el comercio electrónico está creciendo a un 60% anual y tenés que facilitarlo porque así es como está comprando la gente”. Y puso como meta en un futuro cercano “que sea más fácil hacerlo, que te llegue y no tengas que hacer todo ese tramite. Es inaceptable que tengas que perder horas para hacer eso”.

Cuccioli añadió que ya están en pleno proceso para facilitar el sistema y la página: “Estamos trabajando con el Correo Argentino para ver cómo agilizamos el proceso porque mucha gente no los va a buscar y se juntan paquetes”.

Fuente: Clarin

  • Fecha 25.10.2018
  • Sección Generales
  • Enlace permanente http://sietepuntasdigital.com/site/detail/9656-el-puerta-a-puerta-una-pesadilla-otra-vez-las-compras-demoran-4-meses-en-ser-entregadas