Investigación

Avanza una vacuna contra la bronquiolitis que financia Bill Gates y ya se probó en la Argentina

Por múltiples motivos, se sabe que las enfermedades más comunes de la pobreza son las de la piel y las respiratorias. El virus sincicial respiratorio (VSR), que provoca la bronquiolitis, lidera la mortalidad infantil. Es la primera c...

Por múltiples motivos, se sabe que las enfermedades más comunes de la pobreza son las de la piel y las respiratorias. El virus sincicial respiratorio (VSR), que provoca la bronquiolitis, lidera la mortalidad infantil. Es la primera causa de muerte en el mundo que no cuenta con una vacuna, y uno de cada ocho niños muere por una enfermedad respiratoria. 

En Argentina, la mortalidad por bronquiolitis tiene una tasa de 0,7 por mil. La mitad de estos niños muere en su casa, la otra mitad en el hospital. Quien da estas cifras es Fernando Polack, médico argentino que fue profesor de Pediatría y Vacunas en la Universidad de Vanderblit, Estados Unidos, y desde 2003 dirige la Fundación INFANT, que se propone combatir la mortalidad infantil. 

Polack habla de realidades sociales, estructurales, de políticas públicas e investiaciones científicas. Asegura que en marzo estarán los resultados de una importante investigación que permitirá la vacunación de mujeres embarazadas para terminar con la bronquiolitis. "Fue un cambio de paradigma. En vez de darle la vacuna a los chicos pensar en dársela a las mamás. En 2022 la vacuna podría ser una realidad", asegura Polack.

La investigación comenzó en 2015 en Estados Unidos, México, Sudáfrica, Chile, Australia, Nueva Zelanda y Argentina. El financiamiento es de la Fundación Bill & Melinda Gates, que invirtió 90 millones de dólares para el estudio de esta vacuna. En Argentina participan 300 mujeres embarazadas que se atienden en el Instituto de Ginecología y Obstetricia Nuestra Señora de las Mercedes, de San Miguel de Tucumán. 

Polack cuenta que hace más de 50 años que se estudian vacunas contra la bronquiolitis, que no funcionaron. Desde 2010 hay varias en análisis. Esta que financia Gates es la que está en etapa más avanzada. Se probó en 4.600 mujeres en las semanas 28 a 30 de embarazo. "En marzo estarán los resultados. La idea es que se apruebe en 2020 y que en 2021 sea realidad. La hipótesis es que la madre le pasa las defensas al bebé, que estará protegido", asegura Polack.

El médico explica que dos de cada tres muertes infantiles se da en período neonatal (de 0 a 27 días) y un tercio entre los 28 y los 364 días. Muestra varios estudios realizados en Argentina: "La salud de un país puede verse en la cantidad de bebés muertos durante las primeras doce horas de nacidos. En Argentina una de cada tres muertes infantiles ocurre el primer día". Son las complicaciones arrastradas de embarazos no controlados, de la falta de acceso a la salud, la mala estructura hospitalaria. El resto de las muertes tiene que ver con diarreas y enfermedades respiratorias. Otra conclusión de Polack: "La salud de un país también puede verse si el chico muere en su casa o en el hospital".  

Para tener una idea, la mortalidad infantil en Argentina es 10 sobre mil, mientras que en Noruega es 3 por mil y en Afganistán 200 por mil. "Del total de muertes en el mundo por neumonías virales, el 99 por ciento son chicos de países en desarrollo". El VSR es la primera causa de muerte en el conurbano: representa el 16 por ciento de las muertes infantiles. "Esto debería ser una prioridad de Estado", dice Polack, que compara a ciertas zonas del conurbano, como Villa Fiorito, con Indonesia. "En el primer mundo no se mueren chicos sanos por enfermedades respiratorias, en Argentina sí". 

¿Por qué?  Porque no todos llegan al hospital. "La enfermedad iguala al chico cuando entra a un hospital", dice el médico. El tema es llegar, el acceso, la distancia, las zonas peligrosas, la imposibilidad de pagar un boleto, el no saber de algunos padres y algunas madres, la poca o nula información que reciben. Las inequidades. Polack recuerda un estudio que hizo dos años atrás en chicos muertos del conurbano, todos pobres. "Lo cierto es que se puede identificar a quien va a morir, y hacia allí debería enfocarse el sistema de salud", dice. Y da los resultados. Entre los chicos muertos, el 24 por ciento no tenía agua potable, el 62 por ciento vivía hacinado, la mayoría tenía madres adolescentes, el 25 por ciento no tenía sus vacunas. "Se mueren los chicos que viven en casas precarias, que subutilizan el sistema de salud, que no reciben lactancia materna y que viven en extrema vulnerabilidad social", detalla Polack. 

Algunas respuestas: tener en cuenta los factores de mayor riesgo y apuntar hacia ellos. "Seguir a esas familias, hacer más campañas de lactancia materna, documentar a los niños invisibles. Una política de Estado debería ser que ningún niño muera en su casa. Hay que buscar y seguir a esas familias". 

Mientras no haya vacunas, hay que prevenir desde lo social. A mayor pobreza, mayor vulnerabilidad. El índice de mortalidad infantil de la Ciudad de Buenos Aires se asemeja al de Chile o Uruguay, con 6.7 y 6.6 muertes cada mil nacidos vivos. En el conurbano es más del doble, y se parece más a Brasil, con 13.7 muertos cada mil nacidos, o Colombia, con 15.8.   

Fuente: Clarin

  • Fecha 11.12.2018
  • Sección Generales
  • Enlace permanente http://sietepuntasdigital.com/site/detail/9831-avanza-una-vacuna-contra-la-bronquiolitis-que-financia-bill-gates-y-ya-se-probo-en-la-argentina