Espera angustiante

El dolor del padre de Emiliano Sala: “Las horas pasan y me da de pensar lo peor”

Horacio espera un milagro, una llamada que le ponga fin a una angustia que le cuesta describir. Es el papá de Emiliano Sala, el jugador argentino que viajaba en un avión privado que desapareció cuando cruzaba el Canal de la Ma...

Horacio espera un milagro, una llamada que le ponga fin a una angustia que le cuesta describir. Es el papá de Emiliano Sala, el jugador argentino que viajaba en un avión privado que desapareció cuando cruzaba el Canal de la Mancha. “Quisiera encontrarlo con vida pero se me están yendo las ilusiones", admitió en una entrevista, con un nudo en la garganta que casi no le permite hablar."Las horas pasan y me da de pensar lo peor", dijo.

El hombre se enteró de la noticia mientras manejaba su camión, por las rutas del sur de Santa Fe. Desde ese momento quedó bloqueado, sin capacidad de reacción. Frenó su marcha en una terminal portuaria de la localidad de Ricardone, 30 kilómetros de Rosario. Descargó el cereal que transportaba y se sentó en un banco a la sombra para hablar con su familia y esperar por el milagro.

"Me enteré a las 6 de la mañana. Sabíamos que tenía una despedida en Nantes, pero no sabíamos ni cómo ni con quién se iba a Cardiff. No pierdo la esperanza, pero huele mal la cosa", le contó compungido al programa de 12 a 14 de Canal 3 de Rosario.

Un vecino de la zona que vio la entrevista por televisión le ofreció llevarlo a Progreso, su pueblo, donde nació Emiliano y vive toda la familia. Agradeció emocionado el gesto, pero le explicó que estaba a la espera de un familiar.

"Mi mujer y mi hija van a viajar para allá, yo vuelvo al pueblo, quiero estar cerca de los míos", detalló en diálogo con la televisión de Rosario.

Ya en progreso y en rueda de prensa, insistió con que "las horas pasan y me da para pensar lo peor". Conmovido, insistió con que "no hay palabras para explicar" lo que pasa. 

En Progreso, a 60 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, todo es angustia y desolación. "Nos despertamos con esta pesadilla. Más allá de las virtudes deportivas, Emiliano es un muchacho que todos quisiésemos como hijo. Esperamos por el milagro", relató Julio Muller, el jefe comunal de una localidad que no supera los tres mil habitantes. "Estuvo el año pasado acá, uno le veía con su bicicleta, tomando mate, charlando con los vecinos. Seguimos soñando con verlo en la selección nacional. Emiliano hizo conocer a Progreso en el mundo deportivo, es un hijo pródigo de acá", concluyó.

Fuente: Clarin

  • Fecha 22.01.2019
  • Sección Generales
  • Enlace permanente http://sietepuntasdigital.com/site/detail/9960-el-dolor-del-padre-de-emiliano-sala-las-horas-pasan-y-me-da-de-pensar-lo-peor