EMPRESARIAS

Yerba mate: historia de una cooperativa que llegó al mercado externo

Colonos alemanes se establecieron en el noreste de Corrientes a comienzos de 1920, después se sumaron ucranianos y polacos y juntos fundaron en 1926 la Cooperativa Agrícola de la Colonia Liebig. Casi un siglo después, 130...

Colonos alemanes se establecieron en el noreste de Corrientes a comienzos de 1920, después se sumaron ucranianos y polacos y juntos fundaron en 1926 la Cooperativa Agrícola de la Colonia Liebig. Casi un siglo después, 130 productores integran la entidad que es la dueña, entre otras marcas, de Playadito. El nombre viene del paraje donde estuvo el primer molino de la cooperativa que produce unos 35 millones de kilos de yerba al año, de los cuales 400.000 van a exportación (en 2020 marcaron su récord). En el mercado interno se quedan con el 13%, detrás de Las Marías, el establecimiento líder con 19%. Las que siguen se quedan con siete y ocho por ciento del consumo.

Cuatro cooperativas –todas pymes- están involucradas en la producción de yerba en la Argentina, que cerró el 2020 con un consumo de 268,8 millones de kilos en el mercado interno. Según datos del Instituto Nacional de Yerba Mate, las exportaciones crecieron 7,78% el año pasado, cuando se despacharon 42,9 millones de kilos.

“Para exportar hay que ser un buen jugador en el mercado interno, que es exigente y competitivo –dice a la nacion Gustavo Quatrin, gerente general de la cooperativa Liebig-. El mercado externo es consecuencia del interno”. El despegue de la cooperativa comenzó en 2012. En los últimos 12 años, creció 187% contra el 16% del mercado. A fin de año funcionará su nueva planta industrial: “Es un antes y después para nosotros; la que tenemos ahora tiene 20 años y es la última inaugurada en el país, la nueva tiene 50% más de capacidad y, aparte del volumen, nos permitirá ser más flexibles para los distintos tipos de productos”.

La cooperativa, de sus 95 años de historia, 53 los tuvo como productora de materia prima y lleva 42 en su etapa industrial. Playadito –además tienen la marca Liebig- lidera la venta digital a China a través de un importador (todas las exportaciones se hace por esa vía). Al gigante asiático vendieron 100.000 kilos el año pasado pero, en cambio, no exportaron “ni un kilo” a Siria que representa 74% de las operaciones externas con yerba del país, seguida por Chile y la Unión Europea. La explicación es que para ese país hay un solo importador que domina el mercado y que tiene una gran planta de envasado allá (los paquetes que se comercializan tienen un cuarto kilo).

Para Playadito su principal destino es Chile (primer consumidor de Latinoamérica). No se trata ya de un “mercado nostálgico” –como se llama a los dominados por los argentinos en el exterior-; tampoco lo es China dice Quatrin. Todo lo que se envía a Asia es 100% yerba despalada porque la consumen como infusión. “Atendemos al mundo de la misma manera que atendemos a la Argentina; hacemos un desarrollo pensado en el cliente”, apunta el ejecutivo, quien insiste en que aunque llegan a todo el mundo (Australia, Nueva Zelanda, Alemania, España, Reino Unido, Francia y Estados Unidos), “manda el mercado interno”.

Hay expectativas con India, Quatrin señala que -con una población de 1.300 millones de habitantes- se abren posibilidades similares a las de China, ya que allí también el consumo es vía infusión, aunque usan más mezclas y especias, es decir, asocian la yerba con otros ingredientes. El gerente admite que, aunque no hay “marca país”, la Argentina es referente de yerba en el mundo. Es el país exportador número 1. La excepción de esa consideración es Uruguay, país para el que la percepción de calidad es Brasil (consumen despalada y en la Argentina es al revés).

Para Quatrin es “promisorio” y podría convertirse en la mayor demanda de exportación de yerba mate las bebidas que la usan como insumo: la marca de bebidas energizantes Red Bull, lanzó en Suiza la “Organic Viva Mate Red Bull”, como una prueba piloto para testear al mercado europeo y Perrier (el agua del grupo Nestlé) ya tiene una energizante en lata, Perrier Energize, que lleva ingredientes de origen vegetal, como café verde orgánico y extractos de yerba mate.

“Si estos desarrollos industriales aciertan serán un antes y un después para la yerba mate, la convertirá en un producto de consumo mundial de mano de las bebidas y el mercado se expandirá muy fuerte”, describe Quatrin.

Fuente: La Nación

  • Fecha 15.05.2021
  • Sección Generales
  • Enlace permanente https://sietepuntasdigital.com/site/detail/11688-yerba-mate-historia-de-una-cooperativa-que-llego-al-mercado-externo