SOCIEDAD

Dos medios de transporte que se quieren y se odian

A más de 200 años de haber sido inventada como medio de transporte, la bicicleta ha vivido durante este último año un gran auge en nuestro país, aparejado a que es un vehículo que posibilita viajar y recre...

A más de 200 años de haber sido inventada como medio de transporte, la bicicleta ha vivido durante este último año un gran auge en nuestro país, aparejado a que es un vehículo que posibilita viajar y recrearse de manera individual o también desarrollar un trabajo en el rubro de las entregas de productos a domicilio.

En Capital Federal para septiembre de 2019, el 0,4% de los viajes se hacían en bicicleta; en el mismo período de 2020, el porcentaje ascendió al 4% (114% más interanual, unos 300.000 viajes). Durante la pandemia crecieron un 50% las ventas interanuales de bicicletas, igual que los pedidos de delivery en las aplicaciones de reparto.

“Hasta 2019 el mercado de las bicis venía relativamente estabilizado, un poco en baja, acompañando lo que sucedía con la economía del país. En esa fecha eran más las personas que la elegían como medio de transporte en vez del taxi. Entre abril y mayo de 2020 aumentó mucho la demanda de repuestos en los talleres, incluso había lista de espera. Y a partir de junio, acompañando la apertura paulatina de actividades y las restricciones de acceso al transporte público, mucha gente empezó a utilizar la bici, no solo como un deporte individual y seguro sino también como medio de transporte”, dijo el propietario de Canaglia Bicicletas, Luciano Canaglia.

Respecto del traslado de la bici en un vehículo, el presidente del Observatorio Vial Latinoamericano (Ovilam), Fabián Pons , expresó: “La norma (Ley Nacional 24.449) prohíbe transportar cualquier carga o elemento que oculte luces o indicadores o sobresalga de los límites permitidos y, además, se prohíbe circular con cualquier elemento que, excediendo los límites de los paragolpes o laterales de la carrocería, pueden ser potencialmente peligrosos para el resto de los usuarios de la vía pública. Por lo tanto, es importante remarcar que no pueden usarse los soportes para bicicletas que se llevan colgando atrás del auto. Está prohibido”.

En esta línea, desde la Secretaría de Transporte y Obras Públicas del GCBA explicaro que el artículo 6.1.2 del Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad enumera los requisitos para la circulación en su inciso g) que el vehículo y todas sus partes y la carga transportada tengan las dimensiones, potencia y peso adecuados a la vía que transita y a las restricciones establecidas. “Tanto el implemento de transporte autorizado como la carga de equipaje, no deben sobresalir de las dimensiones del vehículo; deben estar fijos, asegurados y llevar bandas reflectivas, no pueden obstaculizar los paragolpes, ni patente, ni las luces y espejos del vehículo”, señalaron desde el GCBA.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) aportó que “queda expresamente dispuesto en la legislación (Art. 48, inciso q, Ley 24.449) que nada ajeno al vehículo puede exceder los límites de la carrocería (largo entre paragolpes, ancho entre espejos); por lo tanto, solo está habilitado transportar carga dentro del vehículo o sobre él. Por su peso y característica, lo correcto es transportar la bicicleta sujeta en el portaequipaje sobre el techo. Existen distintos dispositivos y sujeciones destinadas a tal fin. Utilizando esta configuración, no se ven afectadas peligrosamente las condiciones aerodinámicas”.

Sin embargo, para el director de Waypack Argentina, Carlos Giordano, la norma “no especifica bicicletas; menciona que nada debe pasar la línea del paragolpes trasero. Por lo tanto, el portabici de baúl estaría observado. Nos llama la atención que muchos vehículos circulan con la rueda de auxilio que sobrepasa bastante la línea del paragolpes y no son observados. También en países limítrofes pueden llevarse los portabicis de baúl sin inconvenientes”.

Pons aclaró que las bicicletas deben transportarse dentro del baúl del auto (si es necesario quitando las ruedas). Los soportes especiales que se colocan sobre el techo son una alternativa, en particular si se va a circular a baja velocidad y en distancias cortas. “Vemos que hay un gran engaño por parte de quienes venden los soportes para llevar bicicletas diciendo que son productos homologados, lo cual no es cierto y un gran desconocimiento por parte de los conductores que las transportan. El gran problema es que cada uno quiere llevar lo que sea en el vehículo que tiene y eso está mal. Todos tienen sus límites y las leyes están para acatarlas”.

En tanto, Canaglia agregó que el techo es el lugar más seguro para transportar las bicicletas porque “el largo de la bici suele ser más ancho que el de un auto promedio, por lo que transportarla en un portabicicletas de baúl puede ser inseguro. Incluso, en algunas partes del país está prohibido el uso de este accesorio”.

Traslado correcto

Para realizar el correcto traslado de las bicis en un auto, Giordano destacó que debe hacerse en el techo, colocando un juego de barras (desde $4900) y portabicis de calidad (desde $4500 hasta $15.000) y en una pickup sobre la caja de carga o sobre la tapa de ésta. Además, dijo que los errores más comunes al hacer estos traslados son “olvidarse del portabici en el techo y la altura del mismo que junto con la bicicleta pueden resultar dañados. Si son de calidad es difícil que pase algo, siempre y cuando se respeten las velocidades máximas permitidas”.

Asimismo, Pons sumó que “lo más grave es la caída de las cargas. En el caso de las bicicletas, generalmente es por estar mal amarradas, que se suma al problema del ocultamiento de luces y el hecho de que sobresalgan de la línea del paragolpes trasero cuando se las llevan en los soportes de baúl”. Acerca de los accesorios, reiteró que “pueden ser únicamente los que permite la ley. Por más que quieran vender el mejor soporte del mundo para llevar las bicicletas en la parte trasera del auto, tenemos que entender que está prohibido”.

Al elegir el accesorio más adecuado para el traslado de las bicis, el director de Waypack Argentina dijo que deben buscarse barras de acero o de aluminio y portabicis de calidad: “Hay algunos que toman del medio del cuadro y otros de la rueda delantera. Existen otros que se instalan sin la rueda delantera y así baja la altura del mismo. Para las pickups hay varias opciones. Los portabicis traseros o de portón se usan mucho en la ciudad para transporte de tramos cortos a lugares recreativos y hasta ahora no hay comentarios negativos por su uso citadino, la mayoría es de uso diurno. Si se usa en tramos nocturnos, colocan un triángulo reflectante que distingue la carga. Los portabicis de techo no necesitan material reflectante”.

En caunto a los modelos de bicis más solicitados, Canaglia explicó que “en un principio, por la amplia demanda, las personas elegían por disponibilidad y no por gusto o necesidad. En general, eligen las de mountain bike (MTB, precios desde $60.000) por su versatilidad de uso, que si bien no es óptima para la ciudad sirven para quienes se animan a hacer viajes; luego están las plegables (desde $65.000), que son ideales para quien quiere ir a trabajar y recorre distancias relativamente cortas (5 a 7 km) y ocupan poco espacio”.

Y agregó: “El vendedor además de sugerir al comprador la adquisición de un seguro para su nuevo rodado le debe explicar que para dejar la bici anclada con una eslinga o cadena, se recomienda siempre atarla tanto al cuadro como a una rueda. La mayoría de las ruedas tiene abre fácil y es bastante común el robo de las mismas. A cada usuario se le muestra cómo se sacan las ruedas y si tiene freno a disco cómo se coloca un separador en el cáliper para evitar que se peguen las pastillas de freno”.

Fuente: La Nación

 

 

  • Fecha 28.02.2021
  • Sección Generales
  • Enlace permanente http://sietepuntasdigital.com/site/detail/11580-dos-medios-de-transporte-que-se-quieren-y-se-odian