Nuevo integrante

Cómo decirle a un hijo que llega un hermanito

Cuando ya hay un niño en el hogar y la familia se agranda más, uno de los puntos más fuertes para madres y padres es cómo comunicar la llegada de ese hermanito. Luego, tratar de que ese futuro hermano mayor&nb...

Cuando ya hay un niño en el hogar y la familia se agranda más, uno de los puntos más fuertes para madres y padres es cómo comunicar la llegada de ese hermanito. Luego, tratar de que ese futuro hermano mayor no se sienta desplazado en el marco de un panorama familiar que cambiará por completo.

"Estoy convencida de que una como mamá o papá no puede preparar a un hijo para tener un hermano. Creo que la construcción de la hermandad, así como de la materpaternidad, requiere disponibilidad al momento presente, y abrirse a la inteligencia del nuevo vínculo, que nada tiene que ver con control o el entrenamiento", dice Violeta Vázquez, puericultora y directora de la Escuela de formación profesional en puericultura y familia Panza y Crianza.

"Si no se prepara a nuestros hijos pequeños para recibir a un hermanito, ¿qué se hace? Hablar con la verdad, con palabras simples y estar abiertos a las preguntas o a la información que ellos quieran obtener. Si bien es una decisión absolutamente personal e íntima de cada familia, poner en palabras lo que ellos ya perciben suele ser organizador y aliviador. Aunque no se hayan cumplido los tres meses, contar que se está gestando es una opción válida. Si después ese embarazo no sigue su curso también habrá que ponerle palabras a lo que ellos ya sienten, y suelen tomar con más naturalidad que los adultos", opina Vázquez.

Desde otra perspectiva, Silvana Ulmete, profesora de yoga especializada en embarazo y pre parto y maestra en masaje shantala y responsable de Acuname, sugiere que lo ideal es no hablar demasiado pronto. "Para un niño de, por ejemplo, 20 meses, siete u ocho meses de espera son una eternidad (es como si le fueran a decir algo que sucederá cuando tenga 21 años)", sostiene.

Una vez contada la noticia, no hay razón para insistir con el tema todo el tiempo, destaca Ulmete. Para ella, es bueno decirle que “un nuevo bebé está creciendo dentro”, que puede tocarlo suavemente si así lo desea e incluso le puede hablar. En la misma línea, recomendó “no extenderse en detalles o con demasiada información. La verdad es que un niño pequeño sólo puede tener una idea muy vaga de lo que está pasando, ya que ningún chico de su edad es realmente capaz de entender cómo va a cambiar su vida hasta después del nacimiento, e incluso entonces, le llevará algún tiempo darse cuenta”.

Entonces, ¿cómo ir preparándose para el momento de la llegada del nuevo integrante? Ulmete menciona que “una manera es mirando álbumes de fotos y hablando de cómo eran las cosas cuando ese primer hijo era un bebé. Mostrarle cómo tomaba la teta”, por ejemplo. Y no esconderse, no hablar en secreto ni guardar bajo llave la ropita o los juguetes del bebé es otro punto importante. La especialista aseguró que “cuanto más natural se muestre la madre, organizando todo delante de su vista, mejor va a estar preparado”.

Por otra parte, Ulmete resalta que es poco aconsejable que los familiares insistan con preguntas sobre compartir los juguetes o querer a ese hermanito ante cada visita, ya que eso “sólo tiende a agregar incertidumbre en el niño”.

¿Por qué contar que llega un nuevo integrante y no que "viene un hermanito"? Dice Vázquez: "Porque el foco estará puesto en lo que ellos como hermanos mayores deben hacer (crecer, cuidar, esperar, construir), y no en la libertad de saber que llega un nuevo integrante a la familia y que los roles se irán construyendo al ritmo de cada uno. Nuestros hijos son, antes, personas que hermanos entre sí y puede resultar exigente 'dedicar' una mater-paternidad a un hijo en términos de 'la llegada del hermanito', 'el mayor y el menor', 'el grande y el chiquito'. Es cierto que, cuando nace un bebé, nuestra mirada como madres y padres cambia en relación a nuestros hijos mayores, de un día para el otro dejan de ser bebés ante nuestros ojos, sentimos que crecieron muchos centímetros, sabemos que nos necesitan, pero nos cuesta verlos como ayer, ante la inimaginable demanda de un recién nacido en nuestros brazos. Todo esto es información poderosa para nuestros hijos y será natural que se manifiesten, enojen o demanden ante este cambio de mirada. Será importante la red de vínculos dedicada a escuchar las necesidades de los hermanos mayores y poner el foco en ellos".

Por último, Vázquez menciona el apoyo a las mujeres: "Cuando tenemos dos hijos pequeños, un recién nacido y otro u otros nos llenamos de culpa porque no podemos todo y no deberíamos poderlo todo, nos merecemos más amor y menos críticas".

Fuente: Clarin

  • Fecha 26.11.2019
  • Sección Generales
  • Enlace permanente http://sietepuntasdigital.com/site/detail/10793-como-decirle-a-un-hijo-que-llega-un-hermanito