Inversiones

Plazos fijos recargados: boom de depósitos por la nueva tasa mínima que puso el Banco Central

La llegada de la tasa mínima que fijó el Banco Central a mediados de abril puso en marcha una explosión de plazos fijos en pesos. Pesos que no pueden migrar al dólar por las restricciones cambiarias ...

La llegada de la tasa mínima que fijó el Banco Central a mediados de abril puso en marcha una explosión de plazos fijos en pesos. Pesos que no pueden migrar al dólar por las restricciones cambiarias y buscan defenderse de la inflación con la más tradicional de las inversiones locales. En tres meses, se dispararon más del 30%.   

Y los ajustes progresivos en la tasa, que originalmente era de 26,6% y pasó a 33% desde este lunes, traccionan con fuerza, aún cuando se espera que la inflación cobre envión en el segundo semestre.

Aunque por poco margen, la tasa hasta ahora superó al avance de los precios, que se desaceleró con el parate de la cuarentena. Y acaba de quedar equiparada con el ritmo de depreciación del tipo de cambio oficial. 

En varias entidades aseguran que en estos pocos días de vigencia de la nueva tasa ya puede observarse la reacción de los ahorristas.

"Los clientes responden muy bien a esta suba, que implica que los depósitos a plazo fijo tendrán una mejor remuneración", comenta Milagro Medrano, gerente de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente en el Banco Macro.

Hoy hay $ 1,93 billones en plazos fijos del sector privado, contra $ 1,79 billones a fines de junio. Pese a que en julio no hubo retoque de tasa, el salto fue de $ 135.355 millones o 7,5%.

El mes anterior, con un incremento del interés al 30%, los depósitos se dispararon $ 193.500 millones o 12%. Ya venían de haber sumado $ 137.100 millones o 9,3% en mayo, primer mes en que este piso para el rendimiento de las colocaciones se aplicó en forma general para individuos y empresas y sin límites de monto. 

Esta vez, la mejora alcanza sólo a los minoristas y por depósitos de hasta $ 1 millón. La tasa mensual es de 2,75% y la tasa efectiva anual, de 38,47%.

"El cliente minorista responde al estímulo de la tasa sin lugar a dudas. Ya vemos un incremento en los saldos. Es decir, la gente se volcó más a los plazos fijos en pesos", cuentan en el Hipotecario.

En el Ciudad explican: "A nivel del sistema, en julio tuvieron un alza del 50% interanual, superior a la inflación y que compara con una suba del 32% interanual en marzo. En nuestro caso esa dinámica fue incluso más acentuada, con un crecimiento de 14,7% durante julio". Es el doble del aumento promedio.

También en el Provincia destacan la reacción del ahorrista al incentivo. "Considerando los primeros dos días, vemos un aumento significativo en función de los vencimientos registrados. En julio, mes en el que no hubo cambio en las tasas, el porcentaje diario de renovación no creció tan sustancialmente".

"Desde que el BCRA dispuso por primera vez una tasa mínima, los plazos fijos de este segmento tuvieron un incremento en el orden del 37%", añaden.

¿Todavía conviene?

Ahora, ¿hace bien el ahorrista en destinar sus pesos a un plazo fijo? Juan Paolicchi, de Eco Go, asegura: "Hay un montón de pesos en la economía. Entonces en un contexto en el que la inflación viajaba en el nivel del 1,5%-2%, la verdad es que los plazos fijos rendían una tasa atractiva".

"La tasas mensuales estuvieron en promedio en 2,2-2,3% en los últimos dos meses. Poner el excedente de pesos que no podía dolarizarse en un plazo fijo era una opción razonable", asegura.

Pero advierte: "Obviamente el dólar le ganó sistemáticamente porque iba al 2,7% mensual. Nosotros tenemos una inflación del 38-40% para el final del año, lo que implica una aceleración fuerte. El Banco Central debería subir mucho la tasa, esto es llevarla al 3-3,5% mensual para que los plazos fijos le ganen a la inflación".

Y sugiere que en ese contexto convendría más posicionarse en plazos fijos UVA, aunque son mucho menos líquidos, o un bono que ajuste por CER.

Precancelables, con mejor tasa de salida

Junto con la decisión de elevar la tasa mínima para los depósitos tradicionales, el Banco Central mejoró levemente el "costo de salida" o penalidad por precancelar las colocaciones que tienen ajuste por inflación o depósitos UVA.

La opción precancelable, un boom en sus inicios tras el lanzamiento en febrero, venía perdiendo adeptos rápidamente en la medida en que la tasa mínima garantizada por precancelar había quedado congelada en 26,6%.

Desde entonces, al no acompañar las actualizaciones para los plazos fijos comunes, la tasa que percibía quien retiraba el dinero a partir de los 30 días en lugar de esperar los tres meses de permanencia mínima ya no equiparaba a la de una colocación tradicional como era en un principio.

En gran medida arrastrados por esta alternativa que ofrece liquidez para quien necesita "salir" antes, los depósitos UVA cayeron de $ 47.114 millones a fines de junio a $ 40.042 millones el último día de julio, según el Banco Central (un retroceso de 15%).

De ese total, $ 17.150 millones son colocaciones precancelables, que sumaban $ 23.500 millones apenas a fines de junio, lo que supone un desplome de 27%.

El ajuste que finalmente llegó dispone que se pague un mínimo de 28,2% (2,35% mensual) en lugar de 26,6% (2,2% mensual) a quien retire antes los fondos, lo que supone desde ya perder la indexación por inflación. Los bancos deben ofrecer por estas colocaciones una tasa mínima del 1% más la actualización por precios.

A contramano, en el Banco Ciudad cuentan que el segmento viene creciendo. "Se multiplicaron por seis los depósitos en UVA en julio, impulsados por las colocaciones del sector corporativo pero también de individuos, tras habilitarse esta operatoria por homebanking".

Incentivo a los bancos: más Leliq

Como contrapartida de este nuevo aumento de la tasa regulada, el Banco Central habilitó otro incremento en la tenencia de Leliq por parte de los bancos. Las mismas que en sus promesas electorales el presidente quería dejar de pagar y que hasta no hace mucho querían "desactivarse" para que los bancos compren bonos del Tesoro.

El gerente financiero de una entidad describe el proceso, ya que con cada aumento de la tasa mínima hubo una concesión en materia de Leliq (que rinden 38%).

"Lo primero que hicieron fue, al establecer la tasa regulada, con un mínimo de 26,6 %, permitirnos integrar el 11 % del encaje que está en efectivo a una tasa del 0 % con Leliq". El encaje es la porción de los depósitos que se captan que debe quedar inmovilizada y que los bancos no pueden prestar.

"Al llevar la tasa mínima a 30 %, nos autorizaron directamente a aumentar la tenencia de Leliq en una cantidad equivalente al 18% del promedio de plazos fijos del mes pasado", explica. "Ahora podés ir a Leliq por un 13% adicional pero siempre en relación a los plazos fijos por los que pagás 33%".

Fuente: Clarin

  • Fecha 07.08.2020
  • Sección Generales
  • Enlace permanente http://sietepuntasdigital.com/site/detail/11293-plazos-fijos-recargados-boom-de-depositos-por-la-nueva-tasa-minima-que-puso-el-banco-central